Valeria sigue su recuperación en «su casita de Boston»